San Pelayo, sus calles sus pueblos

En nuestra región Caribe, en especial la que comprende una parte del antiguo Bolivar Grande como son los departamentos actuales de Bolivar, Sucre y Cordoba, las viviendas tradicionales se caracterizan por ser hechas sus paredes con bahareque y sus techos con palma.
Aunque en la actualidad estas casas han sido reemplazadas por casas "de material", es decir, construidas con bloques de cemento y techo de eternit o zinc.
San Pelayo no es distinto en esto al resto de pueblos del caribe colombiano.

Este municipio cuenta con servicios publicos basicos: Agua, Luz , Gas Natural y Telefonia.
La señal de celular es amplia para los 3 operadores nacionales: Tigo, Clarol y Movistar.

Sus principales Barrios son:
Paraiso, Cacagual, Cristo Rey, El Pepo, Centro, Año Nuevo, El Campano, Las Vegas, La Fe, Nuevo Milenio, San Antero, San Martin, urbanización Maria Varilla, entre otros.


Se destaca entre sus Corregimientos la población de Carillo, pueblo emergente y en crecimiento, que tiene una extensión de 2.223,5 hectáreas de los cuales 120.5 hectáreas corresponden a la zona urbana, siendo casi que un barrio aledaño del casco urbano de San Pelayo, por su cercania con el Centro, en automóvil se encuentra a solo 5 minutos de distancia. Cuenta con dos vias pavimentadas que los comunican: La Troncal y "La Calle de atras". El transporte entre Carrillo y San Pelayo se hace en Colectivos, Bus, Mototaxis y en cicla.

Nos Arrebatan Nuestras Costumbres y Bienes Culturales

Lo que está sucediendo en San Pelayo, Córdoba, debe ser motivo de investigación y seguimiento por parte del Ministerio de Cultura y representantes de la UNESCO.
Sucede que desde hace unos meses, la Alcaldía de San Pelayo, viene adelantando cambios que afectan y modifican el desarrollo del Festival Nacional del Porro en San Pelayo, evento cultural que tiene 39 años de vida.
Primero fue la compra de un terreno para construir el nuevo complejo cultural de proporciones ambiciosas, con un presupuesto de más de trece mil millones de pesos. En su momento en San Pelayo se armaron voces de protesta, se creó un grupo OBRA SI, SITIO NO, se hicieron reuniones, marchas, pero esto finalmente no importó y se continuó con el cambio de sitio a las afueras del corregimiento de Pelayito, donde se carece de vías de acceso seguras y que afecta en todo sentido el desfile tradicional del Las Aguadoras.
Este lote donde actualmente se construye el complejo Cultural es bastante cenagoso, ubicado en toda la troncal del caribe, pero ubicado del lado opuesto al casco urbano de San Pelayo, lo que representa unos riesgos inimaginables en materia de seguridad vial, el desplazamiento hasta esa zona, sin iluminación, carente de agua potable y servicios básicos como alcantarillado dejan un manto de dudas e incertidumbres en todo el pueblo pelayero.

Lo que sucede es que de manera dictatorial la Alcaldía consigue unas cuantas firmas y dice que socializó el proyecto y continua adelante con la obra negando las tradiciones y la aceptación de todo un pueblo para estas modificaciones que deben ser concertadas con la ciudadanía,

De ninguna manera estamos expresando desacuerdos con el desarrollo en nuestro municipio, o desacuerdos en torno al progreso, al avance y beneficio de unas obras que impactarían positivamente para el Festival del Porro en San Pelayo.
Pero si es importante, que proyectos de tal ambición y costos se socialicen con las fundaciones, con los músicos, con las agrupaciones dancisticas, con los gestores culturales.
Ya el proyecto va en camino, ya las obras van a media marcha.
Esperamos que se busque entre todos el mejor camino para desarrollar todas las actividades culturales que tradicionalmente se dan en el marco del Festival Nacional del Porro y que además de ello, propenda en beneficio de los músicos que son el alma de tan magno evento.

No nos cansaremos de estar muy atentos y pendientes de cada paso que se de en estos contratos: Restauración de La Casa del Porro y Construcción del Complejo Cultural en San Pelayo.

El Festival Nacional del Porro Que Visionamos

Por Francia Elena Pretelt


Repensar en un Festival Nacional del Porro en San Pelayo, que gestione recursos y proyectos a mediano y largo plazo para  promover e incentivar nuevas composiciones en el formato de ese porro tradicional y majestuoso que permitía la participación de todos los músicos a la hora de crear una melodía, y el cual era inspirado en las cosas sencillas de la naturaleza,  ese porro melódico y cadente que hizo de San Pelayo un referente nacional como escuela y taller musical para inspirar y enseñar a centenares de agrupaciones musicales y de músicos del país. Entendiendo que la cultura es dinámica y que la música lo es aún más, pero buscando cuidar el legado del porro pelayero y a la vez asumiendo retos de abrazar el porro en todas sus interpretaciones: con bandas de viento, con hojita, en orquesta y con guitarra. Esta es la cultura del caribe colombiano que queremos mostrar en nuestro país y fuera de él. Esa es la cultura musical que requiere ser dignificada en nuestro Festival Nacional del Porro y que traspase a todos los pueblos. Volver a darle al porro la magnificencia que tuvo en otros años.

Un festival que a través de sus grandes aliados puedan becar a estudiantes para que perfeccionen su arte musical y que promueva en los directores de bandas de viento el interés y los recursos para crear los  semilleros de músicos.

Apoyar a la danza como ese mecanismo con que cuenta una sociedad para promover valores como el respeto, la puntualidad, la solidaridad, compañerismo y amor a su terruño. 

Esa es la visión que proponemos en el  Festival Nacional del Porro en San Pelayo.
Que cada habitante vuelva a sentirse orgulloso de tener en su familia un músico que promueva nuestro folclor. Que cada familia donde exista un músico que interpreta o compone porros, no se sienta desamparado en lo que respecta a su futuro, sino que ser músico sea una garantía de acceder a becas y convocatorias, a ser promocionados en el ámbito musical. Eso es lo que nuestra historia le debe a los músicos de bandas de viento; porque son ellos, los que más duro les ha tocado para poder escalar y posicionarse en el medio, comparados con otras agrupaciones como las orquestas que interpretan porro.

En este sentido, estamos en deuda y hay que visionar en un mediano plazo un gestionar de la cultura en San Pelayo y el Departamento de Córdoba con este enfoque. Sin desestimar el legado y trabajo de décadas anteriores que hoy hacen de San Pelayo el referente  que es en el Porro y por ello es llamada la capital mundial del Porro. 
Ahora, hay que mirar también, hacia los nuevos talentos, esos que hacen que el porro abrace ritmos e instrumentos que le dan la dinamización que exige estos nuevos tiempos. Estos nuevos talentos podrían contar con un espacio en todo este proyecto y en los escenarios del Festival Nacional del Porro en San Pelayo.
  

Diatraba de San Pelayo 2015

Por: Cristina Gomez

Erase una vez, en un municipio donde reinaba la democracia, la participación ciudadana y donde el Festival Nacional del Porro se realizaba con la gente más idónea para su organización, existía una Junta Directiva que todo el pueblo aclamaba, que todo el mundo admiraba y satisfechos aplaudían la certera decisión del señor Alcalde.
Reinaba tanta alegría en el pueblo, que la dicha salía hasta por las ventanas y fluía como el cauce del río Sinú.
Tanto respeto el pueblo manifestaba, por hacer un festival con tanta anticipación, preparando cada detalle, ya que dos meses, es realmente un tiempo bastante grande para conformar, organizar y liderar este evento de talla nacional. ¡Eso es progreso!, ¡eso es planeación!; 
qué admirable labor;  ¡oh! Cómo aclaman a este Alcalde y su Administración. En verdad no se parece en nada a un faraón.
La Junta escogida a dedo tiene mucho conocimiento sobre el tema cultural, pues lo mejor es que fue escogida sin consultar al pueblo; definitivamente es que esas personas bien preparadas era inminente nombrarlas a cómo de lugar. Ellos cuentan con mucha fluidez verbal, en verdad nos llena de emoción.
Resaltamos de la organización y programación de este 39 Festival Nacional del Porro, que tendremos una vez más, el lanzamiento vallenato del festival del porro, para dignificar el gran talento y esfuerzo de nuestros músicos de bandas de viento y ¿por qué no?, celebrar  de la creación de San Pelayo, un año más, en hora buena, dejando en segundo plano nuestra identidad cultural. Por ello le deseamos más éxitos a la Fundación Complejo Cultural Nacional e Internacional María Varilla, que nos representa dignamente a todos los Pelayeros y a nuestra herencia musical.