San Pelayo, sus calles sus pueblos

En nuestra región Caribe, en especial la que comprende una parte del antiguo Bolivar Grande como son los departamentos actuales de Bolivar, Sucre y Cordoba, las viviendas tradicionales se caracterizan por ser hechas sus paredes con bahareque y sus techos con palma.
Aunque en la actualidad estas casas han sido reemplazadas por casas "de material", es decir, construidas con bloques de cemento y techo de eternit o zinc.
San Pelayo no es distinto en esto al resto de pueblos del caribe colombiano.

Este municipio cuenta con servicios publicos basicos: Agua, Luz , Gas Natural y Telefonia.
La señal de celular es amplia para los 3 operadores nacionales: Tigo, Clarol y Movistar.

Sus principales Barrios son:
Paraiso, Cacagual, Cristo Rey, El Pepo, Centro, Año Nuevo, El Campano, Las Vegas, La Fe, Nuevo Milenio, San Antero, San Martin, urbanización Maria Varilla, entre otros.


Se destaca entre sus Corregimientos la población de Carillo, pueblo emergente y en crecimiento, que tiene una extensión de 2.223,5 hectáreas de los cuales 120.5 hectáreas corresponden a la zona urbana, siendo casi que un barrio aledaño del casco urbano de San Pelayo, por su cercania con el Centro, en automóvil se encuentra a solo 5 minutos de distancia. Cuenta con dos vias pavimentadas que los comunican: La Troncal y "La Calle de atras". El transporte entre Carrillo y San Pelayo se hace en Colectivos, Bus, Mototaxis y en cicla.

Nos Arrebatan Nuestras Costumbres y Bienes Culturales

Lo que está sucediendo en San Pelayo, Córdoba, debe ser motivo de investigación y seguimiento por parte del Ministerio de Cultura y representantes de la UNESCO.
Sucede que desde hace unos meses, la Alcaldía de San Pelayo, viene adelantando cambios que afectan y modifican el desarrollo del Festival Nacional del Porro en San Pelayo, evento cultural que tiene 39 años de vida.
Primero fue la compra de un terreno para construir el nuevo complejo cultural de proporciones ambiciosas, con un presupuesto de más de trece mil millones de pesos. En su momento en San Pelayo se armaron voces de protesta, se creó un grupo OBRA SI, SITIO NO, se hicieron reuniones, marchas, pero esto finalmente no importó y se continuó con el cambio de sitio a las afueras del corregimiento de Pelayito, donde se carece de vías de acceso seguras y que afecta en todo sentido el desfile tradicional del Las Aguadoras.
Este lote donde actualmente se construye el complejo Cultural es bastante cenagoso, ubicado en toda la troncal del caribe, pero ubicado del lado opuesto al casco urbano de San Pelayo, lo que representa unos riesgos inimaginables en materia de seguridad vial, el desplazamiento hasta esa zona, sin iluminación, carente de agua potable y servicios básicos como alcantarillado dejan un manto de dudas e incertidumbres en todo el pueblo pelayero.

Lo que sucede es que de manera dictatorial la Alcaldía consigue unas cuantas firmas y dice que socializó el proyecto y continua adelante con la obra negando las tradiciones y la aceptación de todo un pueblo para estas modificaciones que deben ser concertadas con la ciudadanía,

De ninguna manera estamos expresando desacuerdos con el desarrollo en nuestro municipio, o desacuerdos en torno al progreso, al avance y beneficio de unas obras que impactarían positivamente para el Festival del Porro en San Pelayo.
Pero si es importante, que proyectos de tal ambición y costos se socialicen con las fundaciones, con los músicos, con las agrupaciones dancisticas, con los gestores culturales.
Ya el proyecto va en camino, ya las obras van a media marcha.
Esperamos que se busque entre todos el mejor camino para desarrollar todas las actividades culturales que tradicionalmente se dan en el marco del Festival Nacional del Porro y que además de ello, propenda en beneficio de los músicos que son el alma de tan magno evento.

No nos cansaremos de estar muy atentos y pendientes de cada paso que se de en estos contratos: Restauración de La Casa del Porro y Construcción del Complejo Cultural en San Pelayo.

El Festival Nacional del Porro Que Visionamos

Por Francia Elena Pretelt


Repensar en un Festival Nacional del Porro en San Pelayo, que gestione recursos y proyectos a mediano y largo plazo para  promover e incentivar nuevas composiciones en el formato de ese porro tradicional y majestuoso que permitía la participación de todos los músicos a la hora de crear una melodía, y el cual era inspirado en las cosas sencillas de la naturaleza,  ese porro melódico y cadente que hizo de San Pelayo un referente nacional como escuela y taller musical para inspirar y enseñar a centenares de agrupaciones musicales y de músicos del país. Entendiendo que la cultura es dinámica y que la música lo es aún más, pero buscando cuidar el legado del porro pelayero y a la vez asumiendo retos de abrazar el porro en todas sus interpretaciones: con bandas de viento, con hojita, en orquesta y con guitarra. Esta es la cultura del caribe colombiano que queremos mostrar en nuestro país y fuera de él. Esa es la cultura musical que requiere ser dignificada en nuestro Festival Nacional del Porro y que traspase a todos los pueblos. Volver a darle al porro la magnificencia que tuvo en otros años.

Un festival que a través de sus grandes aliados puedan becar a estudiantes para que perfeccionen su arte musical y que promueva en los directores de bandas de viento el interés y los recursos para crear los  semilleros de músicos.

Apoyar a la danza como ese mecanismo con que cuenta una sociedad para promover valores como el respeto, la puntualidad, la solidaridad, compañerismo y amor a su terruño. 

Esa es la visión que proponemos en el  Festival Nacional del Porro en San Pelayo.
Que cada habitante vuelva a sentirse orgulloso de tener en su familia un músico que promueva nuestro folclor. Que cada familia donde exista un músico que interpreta o compone porros, no se sienta desamparado en lo que respecta a su futuro, sino que ser músico sea una garantía de acceder a becas y convocatorias, a ser promocionados en el ámbito musical. Eso es lo que nuestra historia le debe a los músicos de bandas de viento; porque son ellos, los que más duro les ha tocado para poder escalar y posicionarse en el medio, comparados con otras agrupaciones como las orquestas que interpretan porro.

En este sentido, estamos en deuda y hay que visionar en un mediano plazo un gestionar de la cultura en San Pelayo y el Departamento de Córdoba con este enfoque. Sin desestimar el legado y trabajo de décadas anteriores que hoy hacen de San Pelayo el referente  que es en el Porro y por ello es llamada la capital mundial del Porro. 
Ahora, hay que mirar también, hacia los nuevos talentos, esos que hacen que el porro abrace ritmos e instrumentos que le dan la dinamización que exige estos nuevos tiempos. Estos nuevos talentos podrían contar con un espacio en todo este proyecto y en los escenarios del Festival Nacional del Porro en San Pelayo.
  

Diatraba de San Pelayo 2015

Por: Cristina Gomez

Erase una vez, en un municipio donde reinaba la democracia, la participación ciudadana y donde el Festival Nacional del Porro se realizaba con la gente más idónea para su organización, existía una Junta Directiva que todo el pueblo aclamaba, que todo el mundo admiraba y satisfechos aplaudían la certera decisión del señor Alcalde.
Reinaba tanta alegría en el pueblo, que la dicha salía hasta por las ventanas y fluía como el cauce del río Sinú.
Tanto respeto el pueblo manifestaba, por hacer un festival con tanta anticipación, preparando cada detalle, ya que dos meses, es realmente un tiempo bastante grande para conformar, organizar y liderar este evento de talla nacional. ¡Eso es progreso!, ¡eso es planeación!; 
qué admirable labor;  ¡oh! Cómo aclaman a este Alcalde y su Administración. En verdad no se parece en nada a un faraón.
La Junta escogida a dedo tiene mucho conocimiento sobre el tema cultural, pues lo mejor es que fue escogida sin consultar al pueblo; definitivamente es que esas personas bien preparadas era inminente nombrarlas a cómo de lugar. Ellos cuentan con mucha fluidez verbal, en verdad nos llena de emoción.
Resaltamos de la organización y programación de este 39 Festival Nacional del Porro, que tendremos una vez más, el lanzamiento vallenato del festival del porro, para dignificar el gran talento y esfuerzo de nuestros músicos de bandas de viento y ¿por qué no?, celebrar  de la creación de San Pelayo, un año más, en hora buena, dejando en segundo plano nuestra identidad cultural. Por ello le deseamos más éxitos a la Fundación Complejo Cultural Nacional e Internacional María Varilla, que nos representa dignamente a todos los Pelayeros y a nuestra herencia musical. 

Encuesta Identidad Cultural en San Pelayo, Colombia

Por Francia Elena Pretelt

Se hace necesario en el Municipio de San Pelayo, considerar qué tanta apropiación tienen sus habitantes de su identidad cultural, entendiendo que el término cultura abarca lo que son artes, valores, creencias, convicciones, saberes, tradiciones, instituciones y modos de vida,  por medio de los cuales una persona o un grupo expresa su humanidad y los significados que da a su existencia y a su desarrollo.

En este sentido, pretendemos a través de una encuesta sencilla empezar a mirar la identidad cultural de San Pelayo como ese conjunto de referencias culturales por el cual una persona o un colectivo se define, se constituye, se comunica y es reconocida como tal. Esta encuesta tiene en cuenta si la persona nació en San Pelayo, si actualmente vive en San Pelayo y una serie corta de preguntas que nos ayudarán a entender cuál es el concepto que se tiene de identidad, si existe o no existe.
APLICA LA ENCUESTA

Hagamos Memoria, San Pelayo en Fotografias

Por Francia Elena Pretelt


La página web cultural Vive El Festival del Porro, el Grupo Cultura y Folclor, invitan a todo el colectivo, para  compartir sus fotografías antiguas, con el fin de crear la Exposición "HAGAMOS MEMORIA: SAN PELAYO EN FOTOGRAFIAS", que pretende recrear la vida de San Pelayo, sus calles, sus personajes, los eventos culturales de épocas atrás, las casas tradicionales del Sinú, la pesca y agricultura, el porro como forma de vida.

Por ello se invita a toda la comunidad que quiera participar, que envien desde ya sus datos al correo: administrador@vivefestivaldelporro.com y su material fotografico. Del cual se protejeran los derechos de autor. Y se seleccionarán las muestras entre un grupo de fotografos e investigadores culturales para que sean expuestas en galería durante el Festival Nacional del Porro de 2015.

También estamos invitando a la empresa privada que se una a esta causa que busca que las nuevas generaciones se reconozcan en ese otrora San Pelayo y que todo visitante o turista que nos visite en esas fechas, pueda entender un poco más el escenario desde donde se gestó uno de los festivales más tradicionales de Colombia y el contexto desde dónde nació el porro palitiao. 


San Pelayo, Corazón Musical del Sinú

Nacimos en el Sinú

Por: Francia Elena Pretelt  


Nací en las tierras fértiles que abrazan el Sinú.
Puedo decir que disfruté de la bonanza del bocachico sinuano (apetecido pez de agua dulce para quienes me leen y no conocen el término), esa época en que casi que regalaban las sartas de pescado.


Y no había cosa mejor en el mundo que desayunar pescado en viuda o frito sobre una hoja de bijao o de plátano, con yuca harinosa cocida y limonada. Este ritual de la familia reunida para arremeter tremendo banquete es uno de los recuerdos de mi niñez que más marcan mi memoria. 

En enero, cuando el verano arreciaba, el plan era pasear en la playa del río por los lados de La Majagua.

Recuerdo que se hacían partidos de fútbol en el día y fogatas por la noche. El río lo mirábamos con respeto, pero nunca con temor a sus aguas y  eran por esas fechas en la que más muertos se tragaba el Sinú.




Cuando no existía el gran puente en San Pelayo,que une las dos margenes del río, Carrillo era paso obligado para todo aquél que quisiese llegar a La Madera, Bongamella, Las Mohosas, El Abanico, Bejuco, etc.
Antes de llegar al planchón, en la calle principal, se encontraba la tienda de "La Cachaca". Allí, forasteros y habitantes propios del pueblo, esperaban el transporte que los llevara hasta esas veredas y aprovechaban para surtirse.

El planchón operaba desde muy madrugada la mañana. Cuando mi mamá me llevaba a visitar a mis abuelos, este era el paso obligado y uno de los momentos más atesorados era cruzar el río por lo misterioso y a su vez mágico. Esa lentitud conque las aguas van siendo heridas por el paso de la madera del planchón, acompañado de los melódicos ruidos propios de la naturaleza, el olor a ganado y a finca...


Fotografía por: Martha Ligia Pretelt


En esos viajes, era común encontrarse a un personaje de mi tierra, el famoso  "Pirijo" con su bicicleta y vendiendo "chances". Siempre muy diligente ofrecía a todos los viajeros de ese recorrido la posibilidad de ganarse unos pesos, probando suerte con algunos números de las loterías.


Al cruzar de la margen derecha a la margen izquierda del rio Sinú, empezábamos un camino que si era en época de lluvias no había San Gregorio y San Pancracio bendito que mi mamá no mencionara, pues el jeep o willys en que viajábamos empezaba a patinar en el lodazal, con pasajeros y de ñapa las ene cajas, bultos, maletas que encima llevaba.


Pero todo esto eran las peripecias que sucedían en nuestro cotidiano vivir. Sí, esas mismas peripecias, como que una vaca o perro te perseguía en medio de la finca, cuando cruzábamos de la casa de mis abuelos a la finca de mis tios.




Esos son momentos que se almacenan en el corazón de quien vive en las tierras del Sinú.

Recordando los dichos populares de mi Región

POR: FRANCIA ELENA PRETELT


En una remembranza de mi tierra, a la cual llevo incrustada en el alma como se lleva la médula en los huesos, vino a mi memoria esos refranes y dichos que usualmente escuchábamos decir a nuestros abuelos, tíos y padres. 

Todo surgió porque en alguno de los almuerzos donde solemos reunirnos uno que otro fin de semana mis hermanos y yo, notamos con asombro cuánto repetíamos esas viejas frases que hicieron parte de nuestra crianza, que se convertían en moralejas y presagios de los aconteceres que emergían en ese bochorno y ardentía, la cual suele sentirse en la mayoría de los pueblos ribereños de la región Caribe colombiana.

Fue así en medio de esas tertulias, como recodamos los famosos dichos "la puerta é golpe es pa´que golpee"; "al que madruga Dios lo ayuda"; "el que primero se levantó una bolsa de oro se encontró";  " no es ná el bailá sino el dá la vuelta"

Aunque si bien sabemos, hablar con refranes y dichos no es exclusivo de nuestra región y que quizás entrando en la ciencia de la lingüística, un terreno neonato para mí, puedo decir que esto es un fenómeno universal, donde América Latina, en el territorio conquistado por españoles, sufrió una fuerte influencia de su literatura y lírica de la otrora España.

Hoy en día persisten ciertos rezagos por reconocer lo bello de la idiosincrasia de un pueblo, su folclor y cultura, identificándolo por algunos como grotesco y burdo.
Desconociendo que esta serie de dichos populares lo que pretende es aleccionar de una forma ingeniosa y sabia, e incluso jocosa, al que lo escucha, a cerca de situaciones reales que muchas veces no son tan notorias.

Recientemente en nuestra página de facebook "Que Viva El Festival Nacional del Porro" iniciamos publicando algunos refranes y dichos populares de nuestra región, la acogida fue instantánea y los seguidores de la página empezaron a replicar cada publicación y a enviarnos también más y más dichos.
Muchos expresaban la gratitud al recordar frases con las que de niños fueron escuchando en toda su cadena ancestral.
Hoy queremos homenajear a nuestros padres y abuelos, a todos aquellos que aportan a nuestra identidad cultural al propagar nuestras expresiones orales.
Compartimos por ello, algunos de los dichos publicados en nuestra página de facebook.

    

Para que no deje de sonar un Porro: Done un clarinete

Por: Francia Elena Pretelt

La gestora cultural, Cristina Gomez Almanza, oriunda de San Pelayo, Colombia y apasionada de la cultura, promueve una campaña en conjunto con la ESCUELA BANDA JUVENIL NUESTRA GENERACIÓN DE MANGUELITO para conseguir uno de los principales instrumentos que hacen parte de las tradicionales Bandas de Vientos: El Clarinete. 



Este instrumento es requerido por la Escuela Banda Juvenil Nuestra Generación de Manguelito, la cual fue creada con el objetivo de brindarles a los niños y jóvenes de la región, la oportunidad de hacer un buen uso de su tiempo libre, la oportunidad de recibir una buena  formación musical y artística y de convertirse en excelentes exponentes de la música de Bandas de Viento, la cual es una tradición folclórica con la que se identifica mucho el pueblo de Manguelito.

Para tal fin, se está solicitando la ayuda, sea donando el instrumento o contribuyendo con algún aporte económico que les permita comprarlo.

Conozcamos un poco más de La Escuela Banda Juvenil Nuestra Generación de Manguelito:


RESEÑA HISTÓRICA: Constituida en el mes de mayo de 2008 en el Municipio de Cereté, Córdoba, época en la que Juan Carlos Jiménez Argel su maestro, contando con la colaboración de algunos músicos del pueblo de Manguelito entre estos; Fernando Martínez, Reinaldo Jiménez y Miguel Narváez, entre otros (ellos prestaban sus instrumentos para poder iniciar con el proceso). De igual forma contando también con la excelente colaboración y apoyo de José Luis Guzmán salgado siendo éste uno de los que contribuyó a motivar a los niños y jóvenes que hoy forman parte de este grupo y quien también facilitaba su instrumento musical para que los muchachos aprendieran.
Ha participado en distintos encuentros y festivales como, II Encuentro de Bandas Folclóricas realizado en la universidad de Córdoba en el año 2009, Inició su participación en el Festival Nacional del Porro, en la categoría Juvenil en el año 2010. Para el 2012 ocupa  segundo puesto y en el 2013 ocupa el primer puesto al igual que el 2014, en esta misma categoría.
En el festival de Bandas aficionadas  realizado en Chochó, Sucre ocupa primer puesto en el 2012 y de igual manera ocupo  primer puesto en el festival de Bandas Ciudad Barrancabermeja categoría Juvenil en el año 2013.

Entendiendo lo que representa para la Región, para la calidad de vida, el esparcimiento, cultivar un arte, este clarinete hace tánta falta como el agua para beber. Y se espera que las buenas intenciones de las personas logren que se cumpla este objetivo: Que no deje que suene el porro. Y mucho menos que deje de sonar "Tres Clarinetes".


 CONTACTOS:

Juan Carlos Jimenez Argel, Director de la Banda. Cel: 3145021102  
Cristina Gomez Almanza, Gestora Cultura, Cel: 3147794229 





Lo mejor de Aglaé, La reina del Porro

"Escuchar a la reina del porro es volver a pisar mi caribe y llenarme de amor por mi tierra"

FRANCIA ELENA PRETELT  

Twitter: @FrancyPretelt


Encontrarse una persona nacido en el Caribe Colombiano (más siendo cordobés) en tierras lejanas a su terruño, ya sea fuera del país o en cualquier rincón del territorio nacional y tener la oportunidad de escuchar con sabor y deleite el trabajo discográfico de Aglaé Caraballo, titulado "Lo Mejor de La Reina del Porro", es disfrutar de una voz melodiosa, firme, cadenciosa y alegre, que simplemente transportan a las sabanas del antiguo Bolívar grande, al Valle del Sinú y San Jorge y que a su vez nos llevan por toda la Región Caribe al son de "Te Olvidé", "Carmen de Bolívar"; "El Mantero", "Nació mi Poesía" y no podía faltar "Los Sabores del Porro" del desaparecido maestro Pablito Florez. 



Portada Trabajo Discográfico AGLAÉ: Lo mejor de la Reina del Porro

Tantas interpretaciones se ha escuchado del porro "Balay", pero esta vez se llenan mis recuerdos de añoranzas al recordar las tardes plácidas de las corralejas en la plaza de mi natal Carrillo. Este famoso porro que le dio vida el compositor Julio Fontalvo, resume la historia de un toro de casta, de la Hacienda Santa Teresa, del ganadero Arturo Cumplido.  Y la voz de Aglaé, llena de sentimiento permiten que el oyente se extasíe con esta melodía.



Siguiendo en el recorrido de este trabajo musical, "Lloró Pelayo" invita a bailar al son de velas, sombreros, polleras y abarca tres puntá.

Aglaé Caraballo, conocida como "La Reina del Porro", es una Monteriana que lleva el porro en sus venas y al Sinú en su corazón. Lo cual se evidencia cuando se le ve en una tarima danzar e interpretar las mejores melodías de nuestro Caribe Colombiano y la pasión que le brinda a sus palabras cuando habla del porro pelayero.

La cantante cordobesa, presenta en este trabajo discográfico que ha sido dirigido y producido por ella misma,  40 grandes canciones, que hacen el mejor recorrido cultural del caribe colombiano.
En algunas canciones cuenta con la participación del reconocido Maestro Ramón Benitez, quien interpreta el bombardino y trombón.




Invitamos a Vivir el 38 Festival Nacional del Porro